No más improvisaciones que dañen a Acapulco

Jaime García Guillén

Algo urgente tenemos que hacer los guerrerenses, principalmente los acapulqueños, para evitar que una camarilla que bien podría considerarse como cualquier cártel de la delincuencia organizada, siga haciendo tanto daño a la sociedad, al poner y quitar a quienes van a ocupar cargos de representación popular y fundamentalmente a quienes han de integrar los ayuntamientos.

Es una falacia esa de que con nuestros votos vamos a elegirlos. No podemos tampoco hablar de democracia cuando al electorado no le dejan opciones verdaderas. Nos obligan a votar por los beneficiarios de las componendas entre los jefes de esos cárteles que generalmente resultan socios, cuates, ahijados, compadres y hasta queridas o queridos de quienes controlan esas mafias de poder.

Los integrantes de una planilla son escogidos mediante el método de esos maridajes y en Acapulco tenemos el más claro ejemplo de las consecuencias. Verónica Escobar, como alcaldesa, es el absurdo llevado a su máxima expresión y algo que ya no debemos permitir, dejando muy en claro que ella es la menos culpable de lo que está pasando. Tenemos un Ayuntamiento en quiebra total y ya nos disponemos a “elegir” para que ocupen otro cargo a los responsables de ese quebranto que va a resentir la población en gran medida y en diferentes formas.

Si se debe seleccionar con lupa a quienes ocuparán las regidurías, debe hacerse lo mismo con los suplentes . No puede improvisarse, lo estamos viendo, porque es obvio que la comuna porteña no tiene pies ni cabeza porque así convino a los muy puercos intereses de quienes se fueron por otro hueso.

Al próximo alcalde le tocará bailar con la más fea y en lo personal no me cabe la menor duda de que será Luis Walton Aburto, que llegará con una cauda edilicia nada envidiable en que alcanzan a salvarse cuando mucho tres de sus miembros. Ojalá que el nuevo munícipe no se deje imponer como funcionarios a los vasallos de los jefes de los cárteles y en esas áreas se rodee de gente capaz, honesta, y digna de ocupar esos cargos.

Le dejarán deudas millonarias que se antojan impagables, un parque vehicular inexistente porque en el inventario hay pura chatarra que será necesario renovar en su totalidad y de inmediato para

poder prestar con eficiencia los servicios públicos prioritarios. No hubo desazolves de canales que van a representar peligro inminente para la población y le van a dejar también severos problemas con los empleados municipales porque no quedará nada del presupuesto que se está ejerciendo para cubrir las nóminas ni los aguinaldos que ya deberían estar en caja para solventarlos.

Son cosas de la política en Acapulco, ¡Oh, la política !

@jaimegarciagui1

Advertisement

Comments are closed.