La opinión de Rodrigo Huerta Pegueros: El fin de la era,

Por Rodrigo Huerta Pegueros*

Si no mal recuerdo, en los años sesenta del siglo próximo pasado, hubo un movimiento similar al que hoy  asistimos de nueva cuenta. Sacerdotes, Videntes, Brujos, Espiritistas y demás personajes que están en contacto con el más allá, han vuelto a poner en la agenda mundial la idea de que el próximo 21 de Diciembre será la fecha del FIN DEL MUNDO.

Muchos de los personajes que están ciertos de que una catástrofe mundial sucederá para dicha fecha, han promovido que habitantes de todo el globo teráqueo se movilicen, hagan una serie de actos rituales para alejar la amenaza y otros se han ido a refugiar cerca de los grandes monumentos históricos y antiguos existentes a fin de recibir las mejores ‘vibras’ y vivir el final de una era y el inicio de una nueva.

Durante varios meses, quizá años, se promovió a través de la televisión una serie de programas que tienen que ver con los códices, las escrituras y los vestigios de una serie de culturas antiguas que hablan exactamente de que un suceso mayor e impredecible ocurrirá a fines del mes de Diciembre.

Particularmente algunos historiadores del mundo Maya han desvelado el misterio del calendario, el cual llega a su fin exactamente este mes, lo cual produjo una serie de interpretaciones, desde la que se iba a suceder un cataclismo y que nuestra especie desaparecería tal y como ocurrió millones de años antes.

Algunos científicos se han sumado a este rosario de interpretaciones y a lo que han llegado finalmente es de que para que ocurriese una catástrofe mundial similar a la era del hielo, solo sería posible si algún meteoro de grandes proporciones impactara la tierra y esto al parecer no ocurrirá en los próximos días ni meses pues para ello se han preparado los exploradores del universo para constatar el movimiento de los astros y los peligros que pudieran deparar los mas cercanos a la órbita terrestre.

Aún y cuando hemos tenido ya varias alertas sobre el tema, la idea del fin del mundo sigue siendo muy atractiva para miles o millones de personas, los cuáles se aprestan a refugiarse en sitios que consideran seguros o sagrados y otros más, los espirituales, se concentran en centros ceremoniales para en conjunto alejar el peligro y sobrevivir a tal amenaza.

Hemos visto y leído en forma constante y en diversas manifestaciones, las historietas, grotescas algunas y sesudas otras, del fin del mundo o el inicio de una nueva era. He ahí la cuestión. Cada quien puede sumarse a una de las dos hipótesis. Si ustede es catastrofista, seguramente andará ya por lugares donde cree que no le alcanzará el fin y estará replicando el argumento de que los Mayas han advertido que en este 2012 es el fin de su calendario.

Otros han asumido que los Mayas terminaron de moldear su calendario antes de que ellos mismos desaparecieran, lo cual no quiere decir que estaban mandando señales de que el mundo iba a desaparecer en esas fechas sino mas bien que a partir de el 2012 se iniciaría una nueva era para los seres humanos lo cual traería un cambio profundo y los astros se alinearían para llenar de energías positivas a todos los terrícolas y provocar que la ira se convirtiese en amor y que pusiera fin a las confrontaciones de individuos, grupos, sociedades, naciones y en cambio se lograría una comunión que produjera una paz real y una convivencia amble y colaboracionista.

Estamos a unas horas de que el calendario nos marque la fecha ¿fatal? Del 21 de Diciembre. Estaremos, creyentes o no, atentos a lo que pudiera acontecer. Si no pasa nada, habrá fiesta y jolgorio, particularmente en estos días de que se acerca la mítica Navidad y a unos días más de que finalice y se inicie un Año Nuevo.

Por lo pronto, les deseamos lo mejor de lo mejor en estos días de fiestas decembrinas y nos veremos de regreso en los primeros días del año próximo si es que no se acaba el mundo.

Sea feliz. Eso no cuesta.

Periodista/Analista Político*

observar@gmail.com

Advertisement

Comments are closed.