Honra el PRI a Jalisco y mete reversa en laicidad

Staff A Fondo

El Comité Ejecutivo Nacional del PRI reaccionó rápido al embate del Episcopado Mexicano de querer meter religión en las escuelas y distinguió a Jalisco y al diputado federal  jalisciense Abel Salgado para leer el nuevo posicionamiento del tricolor al respecto. Es recomendable que los flamantes diputados locales guerrerenses se documenten sobre el particular, porque sus antecesores entre los rezagos que les dejaron está ´precisamente la aprobación a las reformas al Artículo 24 Constitucional .

Y es que después de que la anterior legislatura federal modificara ese artículo, la LXII que acaba de iniciar metió reversa histórica y dio la encomienda al coordinador de la bancada priista de Jalisco Abel Salgado, para decir no rotundo a las reformas en ese sentido.

En varios estados de la República los congresos locales han rechazado tales modificaciones, pero faltan varios por abordar esta iniciativa, entre ellos Guerrero. La LX Legislatura que acaba de iniciar, debe honrar a Don Benito Juárez no sólo el 21 de marzo, fecha de su nacimiento, sino todos los días, rechazando de una vez por todas esas reformas, evitando así que el clero católico se salga con la suya:

Este es el texto íntegro leído por Abel Salgado:

Compañeras y compañeros diputados y diputadas
de la LXII legislatura del Congreso de la Unión

El Estado laico, es el resultado de una amplia trayectoria de lucha por la emancipación de los seres humanos y es fundamental para la viabilidad del Estado democrático; contrario a lo que muchos suponen, el laicismo no implica anticlericalismo, el laicismo tiene como esencia el respeto a las creencias de toda la ciudadanía, a todas las visiones y posturas religiosas; al respecto, el filósofo Italiano Norberto Bobbio planteó que “el espíritu laico es la condición para la convivencia de todas las posibles culturas”.

De esta manera, el laicismo plantea de forma básica la separación entre las instituciones del Estado y las iglesias; garantiza la libertad de creencias establecida en el artículo 24 de nuestra Constitución y sostiene el cumplimiento del respeto a la libertad de pensamiento y a la libre elección de la moral privada de cada ciudadano.

En relación con la educación en un estado laico, el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos señala entre otros aspectos, que “toda persona tiene derecho a la educación; que esta debe ser gratuita, y que tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; que favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos….”

Bajo estas premisas, es evidente que lo más avanzado del conocimiento humano, establece que la base de una sociedad democrática se sostiene en la capacidad de sus integrantes para convivir en la diversidad, sin prejuicios y sin discriminación, de tal forma que más allá de posturas ideológicas, la laicidad de la educación es un requisito sin el cual no es posible el desarrollo democrático de los pueblos.

En el caso de nuestro País, la construcción del Estado laico, ha sido particularmente difícil y aleccionadora, pero más allá de nuestro proceso histórico, intenso y doloroso, se encuentran las razones científicas y jurídicas que hacen de la educación laica un baluarte para provocar conciencias libres y voluntades autónomas, capaces de reconocer los derechos humanos y su vínculo ineludible con la democracia.

Por otra parte, en una sociedad con las profundas desigualdades como la nuestra, el carácter gratuito de la educación es un factor indispensable para consolidar la igualdad y la equidad de las personas, en este sentido, el otorgamiento de los libros de texto de forma gratuita es una garantía al derecho a la educación, por lo que conforme a la reciente reforma en materia de derechos humanos, es un deber del estado Mexicano para salvaguardar el principio del interés superior de la niñez.

Por las razones expuestas, el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, fija su postura en el sentido de apoyar el punto de acuerdo que solicita a la Secretaría de Educación Pública, que se garantice y defienda la laicidad de la educación, que se que frene cualquier intento de privatizarla; y reconoce que los libros de texto gratuito son instrumentos fundamentales para la equidad y la calidad de la educación.

Muchas gracias.

@afondoguerrero

Advertisement

Comments are closed.