¡ Gracias a Dios, ya se fue de México la mala vibra !

Mientras que Benedicto XVI sigue en su papaavión y en México Felipe Calderón Hinojosa se quedó con muchos papanatas, que de acuerdo al diccionario son los “hombres simples y crédulos o demasiado cándidos y fáciles de engañar”, sería recomendable que los mexicanos antepusiéramos al fervor religioso el fervor patrio, para que despertáramos y nos demos cuenta de los distractores que nos pone el “chamuco” para alejarnos de la terrible realidad que vivimos.

En 1810 se derramó mucha sangre de mexicanos que nos dieron libertad. Luego, Don Benito Juárez, inspirado por Dios, (Dad a César, lo que es de César) nos legó las leyes de Reforma que separaron al clero del Estado. Ahora, Felipe Calderón y sus secuaces, cautivados por el neo chamuco, van a someter de nueva cuenta a México a la voluntad de El Vaticano con la reforma a modo del Artículo 24 constitucional.

Pero eso lo haremos momentáneamente a un lado y esperemos con paciencia jobina a que se revele a los mexicanos cuántos millones de dólares nos costó la visita papal, habida cuenta que en su libro Juan Pablo II la vocera del papado en México, que finalmente eso es Valentina Alazraki, afirma que las visitas del jefe de ese miniestado y todo lo que ello implica, las paga íntegramente el país anfitrión, cuando sus riquezas son incuantificables y la pobreza de México es extrema.

Veamos ahora parte de esa angustiante realidad que vivimos. Entre preparativos y consumación de la gira papal, los dirigentes de los partidos políticos, que no la membresía, aprovecharon para imponer a quienes en un futuro próximo nos gobernarán. Hablan de candidaturas únicas, que no son más que dedazos. Se inconforman con esas imposiciones únicamente los aspirantes que no fueron impuestos, aunque toda una población es la que a final de cuentas resulta perjudicada.

Por otra parte, reconozco ampliamente los beneficios que significará para Acapulco el Acabús, porque en las ciudades de México y en la de Guadalajara está el ejemplo de los beneficios que acarrea ese servicio. Rechazo, empero, el modo autoritario para establecerlo por parte del gobernador Angel Aguirre Rivero, cuando no ha expuesto a la sociedad con toda claridad el proyecto que también significará para su cuenta bancaria personal muy buenos dividendos, si hablamos de un mínimo de un 20 por ciento de los mil 800 millones de pesos que se aplicarán o en acciones de la empresa que operará la magna obra.

Damos un grito a tiempo. En la avenida Costera, que es parte fundamental de la ventana turística que es Acapulco, se debe cuidar al máximo que nada contamine visualmente la vista hacia la bahía Santa Lucía. De los males, el menos, pero no se ha explicado cuántas de las 18 estaciones o paradas de esas moles rodantes se establecerán en la principal arteria porteña.

Quienes conocen eso que podemos llamar parabuses, nos darán la razón. Se trata de construcciones modernas, sí, para que los usuarios aborden o bajen de las unidades en constante circulación sin que corran mayores riesgos, ni sufran las inclemencias del tiempo, pero en el caso específico de la Costera, no deben ser disformes para evitar esa contaminación visual que tanto afectaría en todos los aspectos. Ingenieros, arquitectos, urbanistas y la iniciativa privada deben ser tomados en cuenta para ese aspecto al que Aguirre Rivero no le da mayor importancia.

En lo personal creo que sería mejor dejar en la Costera únicamente los autobuses con aire acondicionado, estableciendo para otras rutas por las avenidas Cuauhtémoc y Constituyentes hasta Renacimiento y la Zapata, el Acabús

Exíjamos también al ayuntamiento cuentas claras antes de ir a las urnas nuevamente para votar por quienes fueron impuestos por uno u otro partido, para poner freno a las ambiciones desmedidas de quienes quieren meter en las nóminas a esposas e hijos, como en este momento lo vienen haciendo Manuel Añorve Baños y Angel Aguirre Rivero . Va Julieta como diputada plurinominal y medirá fuerzas con Angelito Aguirre Herrera para disputarse en las siguientes elecciones la presidencia municipal de Acapulco, mientras se prepara con toda alevosía al estilo sudamericano a la otra primera dama para suceder al dueño de la franquicia del PRD en Guerrero.

Que no sigan pensando que Guerrerro dejó de ser un pueblo globero para ser un pueblo papero, si no que conforma una sociedad que rechaza esa forma tan grotesca por gandalla de hacer política. ¡Oh, la política !

Advertisement

Comments are closed.