Escenarios y Personajes: René Juárez Cisneros y el PRI

aar-rjcPor Rodrigo Huerta Pegueros*

Cuando se dio a conocer, hacer algunos meses atrás, que el comité ejecutivo nacional del Partido Revolucionario Institucional, había designado como su delegado general en el estado de Guerrero al ex gobernador del estado y actual senador de la República, René Juárez Cisneros, la clase política local tuvo para este nombramiento diversos comentarios y algunos no exentos de prospectiva política sobre el papel que desempeñará en estos tiempos pre electorales el reconocido operador del tricolor.

Si bien es cierto que el senador Juárez será pieza fundamental para cohesionar a los grupos políticos que operan dentro de su partido, también es cierto que tiene que hacer una labor hacia otros grupos sociales que no están debidamente enmarcados en los demás institutos políticos para lograr atraerlos a su órbita y cuando menos incrementar el número de simpatizantes para enfrentar con mayor holgura la competencia electoral que se avecina y que no está nada exenta de complicaciones dentro y fuera del priismo.

La lectura que debe tener el senador Juárez sobre las posibilidades que tiene ahora y en el futuro cercano su partido de lograr triunfos mas allá de sus consabidos enclaves territoriales, tiene que estar sustentada en hechos reales, en las incapacidades de sus adversarios políticos en el poder de haber logrado atender las demandas populares y de haberse sumido en actos que hoy por hoy no admiten los ciudadanos como son, entre otros, el abuso de poder, la demagogia, la ausencia de transparencia, el incumplimiento de promesas, la incapacidad para otorgar seguridad pública y seguridad jurídica, la ausencia de procuración de justicia, la corrupción y el uso de recursos públicos para alentar campañas políticas anticipadas, etc, etc.

Si bien es cierto que en los meses que lleva como delegado general del CEN del PRI en Guerrero el senador René Juárez Cisneros, ha preferido mantener un bajo perfil frente a los medios masivos de comunicación, no quiere decir que no ha desplegado una intensa actividad política, sin dejar de atender su cargo como legislador y frente al cúmulo de reformas constitucionales en el 2013 y las revisiones y debate de las leyes en materia secundaria de dichos cambios habidos en la carta magna.

Para algunos políticos guerrerenses, la batalla por los puestos de elección popular para el 2015 todavía tienen mucho tiempo por delante, aunque esta premisa no la comparten muchos compinches pues ha habido y todavía los hay, quienes no solo han iniciado de madrugada sus actividades proselitistas que les originaron una serie de reproches públicos interesados y de instituciones electorales  que los reconvinieron para retirar su propaganda que habían colocado a lo largo y ancho de la entidad.

Los políticos que están más que acelerados no son solo del PRI, como el alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos sino también el diputado federal del PRD, Sebastián de la Rosa Peláez, pero igualmente se incluyó en esta lista al mismísimo rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán y al senador del PRD, Sofío Ramírez Hernández.

Pero como en Guerrero las instituciones electorales están muy desvaloradas por su erróneo actuar frente a los abusos de los políticos al desatender obligaciones enmarcadas dentro de la legislación respectiva, las advertencias de ser sancionados no pasa de ser un acto más de moralidad política que de sanción administrativa.

En este escenario de fragilidad institucional, estará enmarcada la próxima contienda electoral, aún y cuando habrá que observar con lupa los cambios que ocurran con las leyes secundarias de la reforma política que se aprobarán en breve en el Congreso de la Unión y en donde entrará con nuevas atribuciones el renovado Instituto Nacional Electoral que sustituirá al reconocido IFE.

Como todos sabemos, loas cambios que se harán en función político electoral, han sido observadas con detenimiento por los legisladores federales y por ende, el senador Juárez tendrá claridad sobre las formas como se deberá actuar para no incurrir en faltas legales y tener cuidado en que quienes pretendan ser candidatos a los puestos de elección popular que estará en disputa sean los mas idóneos y los que no solo convenzan a los cuadros del tricolor sino que tengan frente a la sociedad en general una imagen positiva y tras ello una labor que sustenten sus aspiraciones por dirigir o representar a los electorales.

La situación en Guerrero para el PRI está harto complicada. Tiene muchos aspirantes a la gubernatura del estado, pero la mayoría han sido ya observados y votados por la sociedad guerrerense. Las pocas figuras públicas que podrían competir para esta posición son menos de la mitad de los dedos que tiene una mano, lo cual prefigura una alta dosis de contención y convencimiento de los grupos que respaldan a figuras desteñidas por su uso constante en competencias electorales.

No es menor el encargo que le hizo el CEN del PRI al senador Juárez. Pero también se puede decir que no es imposible que éste pueda lidiar bien y con éxito este complicado asunto, pues es conocido y reconocida su capacidad para llegar a acuerdos y quizás tenga hasta un as bajo la manga, pues no se olvida que René Juárez Cisneros fue el gobernador constitucional del PRI que recibió de manos del gobernador interino, Ángel Heladio Aguirre Rivero, la administración pública estatal y conoce a fondo los pros y contras de la forma como el actual gobernador Aguirre hizo uso de las finanzas estatales. No hubo revanchismo y por ende la deuda política está vigente.

Frente a lo que podría ser el panorama de la oposición, el delegado general del PRI en Guerrero, sabe bien de qué pié cojean los adversarios y sobre todo, por su experiencia personal, sabe qué hilos mover para obtener ventajas electorales.

Si bien es cierto que la sociedad guerrerense hoy es más demandante y mas acuciosa, también es cierto que a esta sociedad habrá que hablarle con claridad, sin tapujos, sin concesiones para la oposición en el poder y por ende, habrá que asistir a una ruptura acordada con quien es hoy por hoy un gobernador priista representando al perredismo.

No olvidemos que el mismísimo senador Juárez dijo en alguna ocasión y fue retomado por los medios de comunicación que ‘’el gobernador Aguirre solo está prestado por el PRI al PRD’’. Palabras más, palabras menos, pero el caso es que esta advertencia está a punto de confirmarse.

Por lo tanto, el candidato del PRI al gobierno del estado, no solo será apoyado por los priistas tradicionales, los nuevos tricolores que alcance a pescar el senador Juárez en estos tiempos, sino que también tendrá el apoyo incondicional de la administración pública estatal con el clásico regreso del ‘’hijo pródigo’’ a las huestes del tricolor, máxime cuando el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha dejado pasar algunos errores que en otras entidades (Michoacán) han sido seriamente castigados por la federación.

Lo cierto es que si los aspirantes al gobierno de Guerrero no hacen lo suficiente para poder lograr una posición privilegiada frente al electorado estatal, podrían surgir nuevas formas de posicionar al PRI y lograr recuperar esta entidad hasta ahora contraria a los intereses del gobierno de la República.

René Juárez Cisneros es el operador político mejor posicionado en la entidad y tiene el reconocimiento de propios y extraños, lo cual lo coloca en una posición de privilegio ante el propio CEN del PRI.

 

Periodista/Analista Político*

porteno4964@gmail.com

Advertisement

Comments are closed.