Andan desatados los curas que reniegan del celibato

cura cinicoStaff A Fondo  

Mientras que en Guerrero curas que se han pronunciado en contra de la despenalización del aborto se desgarran los hábitos y sacan a las calles en manadas a las ovejas que dicen pastorear, en las redes sociales se da cuenta de algunos de los muchos casos que exhiben de fea manera a la iglesia romana y a su máximo jerarca el papa Francisco. En El Vaticano se les está haciendo bolas el engrudo, pues por un lado van creciendo los pronunciamientos de mujeres que hacen  vida marital con sacerdotes y han procreado hijos, y por el otro van en aumento las denuncias por la pederastia clerical, además de otros casos que han generado verdaderos escándalos por el descaro de los protagonistas que visten sotana.    El caso que ha polarizado la atención de miles y miles de cibernautas es el de un, un sacerdote que radica en Morelia y que  ha causado controversia por las fotografías y los comentarios que publica en su cuenta de Facebook. Aunque no son publicaciones recientes, este día ha tomado revuelo el perfil de Jorge ManuelGuevara Corona, donde se pueden ver imágenes de mujeres voluptuosas y leer comentarios como ‘Mmmmmm mamacita’ y ‘K lindura’ a lo que la gente ha respondido con comentarios como ‘padre no cree que esta muy joven para ser su mamacita digo la veo yo muy joven y no me recuerdo a ver conocido a su mom…!!!’.. Este “mosaico” gráfico con el que ilustramos el tema fue tomado del muro del párroco en cuestión y así apareció en El Informador, diario de gran prestigio que se edita en Guadalajara, Jalisco. Pero ahí no queda la cosa, Guevara también muestra imágenes con un automóvil Audi, donde dice ‘De Carnaval en mi Coche Saludos a Todos’, publicación que provocó comentarios como ‘huy padre antes habla…’, ‘si pues es el hijo mas chico de jorge vergara’, y ‘padre x eso ya no quiere hablar’ (sic). (El Informador). La cuenta en la red social ha causado posturas encontradas por tratarse de un sacerdote, algunos defienden que el sacerdocio no hace a un hombre asexual, y otros refieren que una figura religiosa como la de él, no debe tener un perfil así. Y sigue la mata dando, como nos muestra la revista Proceso en su edición semanal en circulación: “Cinco sacerdotes de la arquidiócesis de esta ciudad fueron suspendidos del ministerio sacerdotal por presuntos abusos sexuales contra menores de edad, mientras el Vaticano los investiga para determinar su inocencia o culpabilidad. Los cinco presuntos pederastas son: Jeffrey David Newell, de origen alemán y autor del libro Cinco minutos de oración; Enrique Tenorio Pérez, párroco de la iglesia de San Martín Caballero; Aurelio Castillo Aguilar, a cargo del templo Santiago Apóstol; Carlos Castillo, del templo del Santo Niño, y el italiano Danilo Pietro Zanini, párroco de la iglesia de San José. En una especie de arraigo religioso, los últimos cuatro curas fueron recluidos en la Casa del Sacerdote, en esta ciudad, sujetos a la investigación vaticana y bajo la responsabilidad del arzobispo Rafael Romo Muñoz. En tanto, Newell –un sacerdote adinerado que apoyó económicamente diversas obras religiosas, e incluso donó la casa donde vive el arzobispo Romo–, se refugió en California, Estados Unidos, donde anteriormente ya había sido acusado de abusar sexualmente de un chico, mientras se desempeñaba como ministro de jóvenes en la arquidiócesis de Los Ángeles. Los familiares de las víctimas iniciaron sus acusaciones contra los cinco sacerdotes años atrás, cuando se acercaron a la arquidiócesis de Tijuana para externar sus quejas. Sin embargo, el arzobispo Romo se negó a intervenir. Ante ese desdén, los familiares se vieron obligados a presentar las denuncias ante la Nunciatura Apostólica en México, apoyados por algunos párrocos de la misma arquidiócesis, entre ellos Eduardo Ortiz Alonso, exrector del seminario. Estas  publicaciones se dan a conocer en medio de una discusión sobre sacerdotes que han roto su voto de castidad que aseguran que “el celibato es un modo de control de la jerarquía para mantener el status quo” Y Guerrero no escapa a esos quereres entre religiosos, por lo que a continuación vemos en El Universal: “GUADALAJARA, Jal.— Entrado en los 50 años, José se encarga de una parroquia en algún lugar de Jalisco y, a la par, mantiene una relación de pareja con una mujer a la que en público trata como amiga para mantener una apariencia que –asegura– fue impuesta por los hombres, no por Dios. “Es la piedra angular de un sistema de poder. Se sabe que no es un dogma de fe, como lo ha dicho el Papa, es una norma de vida, pero el debate debe abrirse porque la verdad histórica tiende a salir. El celibato es un modo de control de la jerarquía para mantener el status quo. Nadie quiere perder prestigio y fama. Aunque muchos lo sufrimos, pocos tenemos el valor de hablarlo e ir a la verdad; pero dijo Jesús que la verdad nos hará libres”, afirma el presbítero. Desafió el destino CHILPANCINGO, Gro.— Vicente Pacheco León desafió al destino. De estatura media y sonrisa constante, se casó y tuvo dos hijos, pero nunca perdió su vocación de servicio, que en poco tiempo lo convertirá en sacerdote, aunque ya tiene 60 años. En la década de los 70 llegó un sacerdote a Quechultenango; usaba la cabellera larga y alborotada, morral y huaraches. Su look y actitud llamó la atención de varios chicos del pueblito. Los agrupó y a la fecha varios son sacerdotes, menos Chente. Aunque desde esa década pudo ser cura, pues su vocación era manifiesta, decidió casarse y procrear dos hijos. Cuando se divorció y sus hijos lo hicieron abuelo regresó al seminario, a pesar de las críticas, porque su función en la vida es la de servir. No se ha ordenado porque —dice— existe mucho prejuicio en la Iglesia. Pero hace servicios: bendice casas, da la unción de los enfermos, da misas, pero sin la consagración del vino. Admite que hay una doble moral en la Iglesia respecto al celibato; varios curas dicen estar en contra de que haya párrocos con familias, pero los hay y es una realidad que no se puede ocultar. Chente está listo para ser párroco de manera formal y su familia lo apoya. Está convencido que el celibato debe ser una opción porque aunque cada sacerdote sabe a que “le entra”, debería ser libre de formar familia o no, porque eso no les impide ser hombres de fe”. Reiteramos: El mandato divino plasmado en las Sagradas Escrituras es en el sentido de que los obispos sean maridos de una sola mujer. Un mandato terreno no puede estar por encima de lo que Dios dispone, además de que  en ningún libro se menciona la palabra celibato y por eso es que en El Vaticano se les está haciendo bolas el engrudo.

Advertisement

Comments are closed.