Personajes: Luis Walton Aburto, Acapulco: Desafío y Oportunidad

1-Walton-Periodistas

Por Rodrigo Huerta Pegueros*

Ha sido casi una regla dentro de la política estatal que quien asume la presidencia municipal de Acapulco se convierte automáticamente en un personaje que puede aspirar a convertirse en una carta fuerte para competir por la gubernatura del estado. Sin embargo, no siempre todos los ungidos como alcalde de Acapulco han logrado dicho propósito aunque lo hayan arañado o hayan hecho hasta lo imposible por llegar a la posición política mayor de la entidad. Ejemplos sobran y en su mayoría han malogrado su aspiración por incurrir en serias fallas y faltas administrativas que la ciudadanía no les perdona. Luis Walton Aburto se inscribe ahora en esta posición política que lo beneficia y aunque muchos dicen que la aspiración del empresario y político fue siempre el llegar a ser presidente municipal de su terruño natal, no se puede descartar que esta idea haya cambiado y que por su propia naturaleza de animal político lo lleve a tentar el camino y hacer los arreglos necesarios para ser tomado en cuenta y obtener no solo la simpatía de su partido Movimiento Ciudadano, sino de la coalición que levantó y arropó en su momento al actual gobernador del estado, Angel Heladio Aguirre Rivero. Pero no solo será el hecho de ser alcalde de Acapulco el único bono que sea válido para convertirse en un competidor por la silla principal del Palacio de Gobierno de Chilpancingo, sino que deberá ir acompañado de un amplio currículo de su quehacer gubernamental, sobre todo, en dos líneas bien definidas: promover un proyecto estatal de alcance transexenal,  fundamentado en su trabajo cotidiano dentro del ayuntamiento porteño y sus relaciones personales que dejen fuera de duda, cualquier indicio negativo. Los guerrerenses en general no tienen porque conocer a fondo, o quizá ni en imagen a Luis Walton, aunque no deberían desconocerlo de todo, ya que por una razón u otra, han tenido que conocer su existencia, sobre todo, porque fue dirigente estatal del antiguo partido Convergencia hoy Movimiento Ciudadano y porque además fue investido como senador de la República y uno de los impulsores del proyecto nacional enarbolado por Andrés Manuel López Obrador a quien apoyó sin reticencia alguna para que se convirtiera de nueva cuenta en candidato presidencial. Durante este tiempo, el propio Walton era líder nacional del MC. Como operador político y como negociador, Luis Walton ha tenido éxito al igual que lo ha sido en las empresas propias y en los litigios que ha sostenido a favor de hombres prominentes de este país y que le han valido su reconocimiento, mismo que continúa intactos. Pero si bien es cierto que las prendas del actual alcalde de Acapulco son sorprendentes, los ciudadanos de Acapulco no terminan en examinar su quehacer al frente de la administración municipal, en donde ha tenido que enfrentar descalabros y exhibir algunas deficiencias que sin ser de índole personal, sin embargo son decisiones de encomienda de personas que han demostrado su ineficacia e ineficiencia para desarrollar un trabajo positivo a favor de los acapulqueños. Si bien es cierto que el gobierno local no ha funcionado como se debería, es preciso recordar que se olvida muchas veces y con bastante frecuencia que la herencia heredada por la anterior administración municipal fue por decir lo menos: deplorable y desastrosa tanto en lo económico como en lo operativo y con un deterioro de la imagen gubernamental frente a la ciudadanía, devastada. Hace mucha falta que el gobierno municipal haga una serie de encuestas de opinión sobre la imagen que tienen hoy de la administración y la que tenían hace casi año seis meses. Habrá de tener con ello una aproximación de lo que la ciudadanía opina de esta administración municipal y sacar seguramente de esta misma tarea los elementos que le den consistencia para presumir lo que se puede hacer, cuando un administrador nato, ha logrado revertir y como lo ha hecho, desde luego que con la ayuda imprescindible de los gobiernos estatal y federal. La quiebra económica del ayuntamiento está mas que documentado. Sin la ayuda de la Secretaría de Hacienda, no hubiese sido posible revertirlo; la normalización de servicios públicos elementales como son agua potable y recolección de basura, alumbrado público, acceso a calles y colonias, es un bono mas, aunque también se ha tenido que sufrir seriamente la baja del turismo a consecuencia de la inseguridad pública y la recomposición de las fuerzas policiales. Al final de cuentas, los hechos están ahí, no se pueden inventar. El error sería tratar de vender lo inimaginable y lo que nunca ha sucedido. Los tiempos políticos se acortan. Las nuevas formas de hacer campañas están debidamente registradas. Lo único necesario y fundamental para este personaje, es hacer ahora los amarres necesarios para su propio beneficio. Ahí está el reto. El desafío y la oportunidad se llama Acapulco.

Periodista/Analista Político* porteno4964@gmail.com

Advertisement

Comments are closed.